Niño de 10 años hackea a Instagram y la compañía lo premia con 10 mil dólares


Un niño finés de 10 años logró detectar una vulnerabilidad en la aplicación de Instagram que habría permitido a cualquier persona eliminar parte del contenido publicado en dicha plataforma, lo que le valió obtener una recompensa de 10 mil dólares provenientes del programa Bug Bounty de Facebook, la actual propietaria del servicio en línea en el que se comparten fotos y videos de más de 100 millones de usuarios activos.

La noticia fue divulgada ayer por el periódico Iltalehti, de Helsinki, ciudad en la que vive Jani, un niño que el pasado mes de marzo comprobó que el servicio de Instagram presentaba una falla de seguridad a través de la cual era posible borrar los comentarios y descripciones de cualquier imagen compartida.

instagram1

Afortunadamente para la compañía, el joven hacker envió un correo electrónico avisando sobre el hallazgo de la vulnerabilidad, y la respuesta llegó dos días después, en la que se le informaba que el error ya había sido corregido y que se había hecho acreedor de una recompensa de 10.000 dólares.

“He descubierto que puedo eliminar los escritos de cualquier persona, incluso Justin Bieber”, señaló Jani al medio finés, quien junto con su hermano se dedica a la búsqueda de agujeros o fallas de seguridad, aunque hasta ahora no habían encontrado alguna que les valiera una recompensa como la recibida de Instagram.

El año pasado, el programa de recompensas de errores de Facebook debió repartir alrededor de 936.000 dólares entre 210 investigadores informáticos o hackers de sombrero blanco por descubrir y alertar sobre problemas de seguridad en su red social o en cualquiera de sus servicios, que incluyen Instagram, Internet.org/Free Basics, Moves, Oculus, Onavo, y Parse, además de los proyectos de código abierto de Facebook/Parse (por ejemplo, Osquery).

Las recompensas económicas por tales informes se otorgan bajo el criterio de la compañía de Mark Zuckerberg, en función del riesgo, el impacto y otros factores. De este modo, quienes detecten e informen sobre fallas consideradas “de alto impacto” son los que reciben una mayor cantidad de dinero.

Cabe destacar que, según datos de Facebook, durante todo el año 2015 se reportaron y corrigieron 102 vulnerabilidades de esta clase.

Un detalle interesante sobre el caso del niño hacker es que la empresa tecnológica decidió recompensarlo a pesar de que, teóricamente, Jani es demasiado joven para utilizar Instagram. Tanto esta plataforma social como Facebook incluyen en sus términos la prohibición expresa de su uso para cualquier persona que sea menor de 13 años.

Fuente: Iltalehti

 




Ruben

Rubén es editor del sitio desde el año 2010. Colabora regularmente escribiendo noticias sobre tecnología, software, negocios, gadgets y ciencia. Sus intereses son Tecnología y Relaciones internacionales, tópico con el que también colabora en otros medios de publicación web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *