A bailar a otra parte: Grooveshark cerró su página web por demanda de la Industria


Fueron las compañías más representativas de la industria musical quienes vencieron al ya occiso Grooveshark, luego de llegar a un acuerdo tras la última demanda judicial. La Warner Music Group, la Universal y Sony Music Entertainment, obligaron a la web que difundía música gratuita a clausurar definitivamente el sitio, luego de un pleito que duró cerca de diez años.

El despojo fue absoluto. Grooveshark aceptó un acuerdo que lo obliga a detener todas sus actividades y a cerrar en el acto su página web. Además, debe dejar limpios de música perteneciente a las discográficas en cuestión a todos sus servidores, y darles, por así decirle, la llave del boliche, o sea, el sitio íntegro -con aplicaciones móviles y todo su contenido de propiedad intelectual- a los vencedores.

cierre de grooveshark

El peso de la ley

La industria discográfica estadounidense ha celebrado en su conjunto la defunción del sitio de contenidos gratuitos. De hecho, la Asociación de Industria Discográfica de Estados Unidos (RIAA), ha celebrado ampliamente el acuerdo lanzando un comunicado victorioso. Según la óptica de la industria, Grooveshark se sostuvo gracias a un lucro unilateral, ya que no compensaba a los músicos.

Por su parte, la parte vencida también se comunicó con sus usuarios. Como parte del acuerdo, Grooveshark se vio instado a colgar en su web un aviso donde explica que a pesar de las buenas intenciones, se cometieron muchos errores, los cuales provocaron los enfrentamientos con la industria. Además, el sitio admite ser culpable de las acusaciones en su contra y pide perdón.

El comunicado también aclara que, cuando se lanzó, hace diez años, la web, no existían para el público la cantidad de espacios online donde escuchar música, a lo que añade todas las alternativas legales con que los usuarios cuentan en la actualidad. El texto declarativo de Grooveshark finaliza con un llamado a los amantes de la música a que sean respetuosos con los artistas, y escuchen sus obras a través de sitios legales, dado que en éstos los músicos se ven retribuidos económicamente.

Un final cantado

Era cuestión de tiempo para que la industria venza a Grooveshark. Desde hacía unos tres años comenzaron los contenidos pagos en algunos países, a la vez que la web había sido dada de baja en Alemania. La puja legal daba previsibles muestras de los resultados finales. Ni siquiera el acuerdo con Sony en 2013 a favor de las copias legales, bastó para que el sitio baje su telón en forma definitiva.




Rocio Eraso

Rocío es profesional independiente especialista en Comunicación Social. Colabora en diversos medios online desde hace más de cuatro años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *