¡Tienes un nuevo seguidor! ¿Sabías que las apps que descargas son capaces de localizarte donde vayas?


Que una aplicación, para instalarse, pida permisos para comenzar a funcionar, es cosa frecuente. Si se trata de una aplicación que funciona en pos de saber dónde estás ubicada, es más que lógico que una le dé el dato. Lo que resulta inquietante, es que cuando se les da el ok para acceder a la ubicación del equipo, muchas de estas apps continúan rastreando la ubicación con una frecuencia metódica e ininterrumpida.

Si bien todos y todas sabemos o intuimos que los dispositivos y datos con que nos vinculamos a las redes pueden estar siendo operados por manos ignotas cuyos fines parecen ser tan inescrutables como los mismísimos designios del destino, o del señor; es “gracias” al boom de las apps que la tecnología del espionaje al consumidor está alcanzando niveles un poco demasiado altos. Y aunque el mercado, el gran hermano o quien sea, siempre tiene la delantera, ya son varios los grupos de estudiosos se dedican a desentrañar estos misterios.

Carnegie Mellon University estudio sobre las apps

Las apps y la privacidad de los usuarios: nada es gratis

Los datos fueron relevados por un equipo de investigación de la Carnegie Mellon University. Desde este centro de estudios, se realizó un seguimiento en el modo en que los teléfonos interactúan con las apps descargadas. Los teléfonos estudiados pertenecían a voluntarios elegidos justamente por desconocer todo sobre materia de privacidad informática. Al cabo de las investigaciones, se comprobó que las aplicaciones estudiadas registraban cada tres minutos la ubicación de cada móvil.

El método de estudio se desarrolló instalando una aplicación de control en los móviles de los voluntarios. Éstos usaban Android 4.3, y mediante el sistema de control, el equipo de expertos tuvo acceso durante una semana a cada movimiento en el cual se compartían datos. Si bien los usuarios poseedores de los teléfonos estudiados no estaban al tanto de los objetivos de la investigación, recibían cada cierto lapso de tiempo un aviso que daba cuenta de las veces que las apps compartían su localización. En concreto, se obtuvo que en una semana se actualizaba la localización de cada teléfono apróximadamente unas 6.200 veces. Es decir, un promedio de tres minutos.

¿Cuáles, cómo y por qué nos siguen las apps?

Según el The Wall Street Journal, una de las apps que emplea estos dispositivos de seguimiento frecuente de los usuarios es The Weather Channel, la cual se dedica a diagnosticar el clima. Otra empresa virtual que sigue a los usuarios durante su rutina cotidiana es Groupon, que registra ubicaciones cada 20 minutos. Pero la lista continúa, ya que las mismas apps que llegan peviamente instaladas en los teléfonos son muchas veces las más radicales en su tarea de espionaje al usuario.

Muchas preguntas se disparan a partir de saber que hay empresas dedicadas al tráfico de datos. Pocas han sido respondidas hasta el momento. Lo que sí es cierto es que el esfuerzo por ocultar este tráfico es tan grande como el tráfico mismo. Si no ¿por qué la app que usaba el equipo de la Carnegie Mellon University para realizar sus estudios -AppOps es el nombre de la misma- dejó de funcionar al poco tiempo de que las investigaciones finalizaran? Y como interrogante final: ¿qué hacemos los usuarios con esto que de a poco se revela?




Rocio Eraso

Rocío es profesional independiente especialista en Comunicación Social. Colabora en diversos medios online desde hace más de cuatro años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *