¿Puede un Smart TV convertirse en el “Gran Hermano”?


La advertencia de Samsung sobre que el sistema de reconocimiento de voz de sus Smart TVs puede capturar información confidencial y compartirla con terceros alertó a distintas organizaciones defensoras de los derechos de los consumidores, que demandan que éstos puedan revisar o modificar el software que dichos dispositivos estén ejecutando, para tener mayor control sobre su privacidad.

smart tv1

El texto de las políticas de seguridad de Samsung que generó la polémica decía: “Tenga en cuenta que si usted dice palabras que incluyen información personal u otra confidencial, esa información estará entre los datos capturados y transmitidos a un tercero a través de su uso del Reconocimiento de Voz”

Ante la alarma que estas palabras causaron en el público, la compañía tuvo que aclarar que la recopilación de los comandos de voz sólo tiene lugar cuando se hace una petición de búsqueda específica para el Smart TV haciendo clic en el botón de activación, ya sea en el control remoto o en la pantalla y hablando por el micrófono en el control a distancia.

La multinacional basada en Corea del Sur también trató de alejar las preocupaciones señalando que adhería a las “garantías de seguridad y prácticas estándar de la industria, incluido el cifrado de datos, para asegurar la información personal de los consumidores y evitar la recopilación o el uso no autorizado.”

Sin embargo, las aclaraciones de Samsung no parecen haber conformado a los defensores de los derechos de los consumidores de tecnología. La Electronic Frontier Foundation (EFF), por ejemplo, señaló a través de su blog que los usuarios se quedan con pocos medios para verificar si esas promesas de seguridad se cumplen cabalmente.

Según la organización, una forma fundamental de afrontar esta amenaza a la privacidad sería facilitar que los usuarios (o los desarrolladores que actúen en nombre de ellos) puedan realizar verificaciones sobre la seguridad en el software de un Smart TV y desarrollar un firmware alternativo o modificado que resuelva las vulnerabilidades que se detecten.

Evitar que un Smart TV se convierta en el “Gran Hermano”: Dificultades técnicas y legales

Desde el punto de vista técnico, la mayoría de los fabricantes de televisores inteligentes han tomado medidas destinadas a impedir que los usuarios accedan o modifiquen el firmware original, con el fin de evitar la copia y distribución ilegales de contenidos con derechos de autor.

Esta dificultad se enlaza con un obstáculo de orden legal, ya que hay países en los que existen normas sobre propiedad intelectual que restringen la posibilidad de que un usuario pueda realizar modificaciones sobre la tecnología legalmente adquirida o instalar un software alternativo en sus propios televisores sin tener que pedir autorización al fabricante.

“Dado que estos dispositivos están conectados en red y, a menudo se pueden actualizar de forma remota, la privacidad del usuario está a merced de no sólo del fabricante, sino de cualquiera que pueda convencerlo, coaccionarlo o comprometerlo a modificar el software o recopilar información adicional”, advirtió Parker Higgins, activista de la EFF, en un post publicado ayer por la fundación.

menu smart tv

Por el momento, y como una solución transitoria para quienes deseen asegurarse de que el audio de sus palabras capturado por su Smart TV no caiga en manos desconocidas y sea mal usado (algo que hasta ahora no se ha reportado), se puede desactivar la función de recopilación de datos del reconocimiento de voz visitando el menú “Ajustes”, aunque esta opción a el uso de otras funciones de dicha tecnología.




Ruben

Rubén es editor del sitio desde el año 2010. Colabora regularmente escribiendo noticias sobre tecnología, software, negocios, gadgets y ciencia. Sus intereses son Tecnología y Relaciones internacionales, tópico con el que también colabora en otros medios de publicación web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *