Polémica por empresas que exigen que sus empleados les den acceso a sus cuentas de Facebook


El creciente número de empresas y organismos que exigen a sus nuevos empleados el acceso a sus cuentas en Facebook  ha generado la reacción de entidades dedicadas a la protección de los derechos de los ciudadanos y ha planteado dudas sobre la legalidad de la medida.

Un artículo de la Associated Press que fue reproducido en la mayoría de los medios del mundo señala que algunas compañías y dependencias gubernamentales de los EE.UU. están pidiendo acceso a las cuentas de Facebook de sus potenciales empleados, llegando en determinados casos a exigirles sus nombres de usuarios y contraseñas, con el fin de tener control total de sus perfiles, burlando las restricciones de acceso que pudieran haberse configurado.

Las justificaciones que esgrimen los empleadores cuestionados para hacer estas exigencias van desde la necesidad de investigar lo mejor posible a los postulantes hasta asegurarse que los mismos no estén relacionados con actividades criminales o inapropiadas.

En el caso de las corporaciones que no piden las contraseñas se han tomado otras medidas, como pedir a los candidatos que se hagan amigos de los directivos de recursos humanos o que inicie la sesión de su cuenta en un ordenador de la empresa durante una entrevista. Una vez empleados, algunos trabajadores han sido obligados a firmar acuerdos que les prohíben hablar mal de un empleador en los medios sociales.

Sobre esta situación, la abogada de la Unión de Libertades Civiles (ACLU), Catherine Crump, señaló que este tipo de prácticas constituye una invasión de la privacidad por parte de los empleadores privados “que insisten en buscar en las páginas privadas de la gente en Facebook como una condición de empleo o de consideración en un proceso de aplicación. Las personas tienen derecho a su vida privada”. 

La polémica se ha instalado y cada día genera más dudas sobre las bondades de este tipo de actividades por parte de las empresas, ya que se está planteando que no sólo afecta la privacidad del postulante, porque el empleador, al disponer de un acceso irrestricto a una cuenta, estaría suplantando a un usuario para acceder a información, fotografías y datos privados de sus amistades y contactos más cercanos.

La organización de derechos ACLU encabeza la ofensiva contra estas prácticas empresariales.

Esto también vulnera la política de privacidad y seguridad de las propias redes sociales. En Facebook, por ejemplo, una de las condiciones legales para abrir una cuenta establece que el usuario no compartirá su contraseña ni dejará que otra persona acceda a su cuenta, ni hará cualquier cosa que pueda poner en peligro la seguridad de la misma.




Ruben

Rubén es editor del sitio desde el año 2010. Colabora regularmente escribiendo noticias sobre tecnología, software, negocios, gadgets y ciencia. Sus intereses son Tecnología y Relaciones internacionales, tópico con el que también colabora en otros medios de publicación web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *