Eramos pocos… y llegó CISPA, otro intento de EE.UU. por controlar Internet


Cuando todavía la comunidad de Internet tiene la piel sensible después de soportar los intentos de legisladores estadounidenses de imponer las leyes SOPA y PIPA, hizo su aparición un CISPA, nuevo proyecto que promete más polémica que sus antecesoras, ya que permitiría a las empresas involucradas controlar y recopilar sin límite las comunicaciones de los usuarios, incluidas enormes cantidades de datos personales, mensajes de texto y correos electrónicos, todo en nombre de la ciberseguridad.

 

Organizaciones de Derechos Humanos y del Consumidor, como la Electronic Frontier Foundation (EFF), han elevado su voz contra este nuevo proyecto de ley, aduciendo que el mismo carece de restricciones sobre la información que puede ser espiada y cómo se puede ser usada.

“Eso significa que una compañía como Google, Facebook, Twitter, o AT & T podría interceptar sus correos electrónicos y mensajes de texto, enviar copias a otra y al gobierno, y modificar las comunicaciones o impedir que lleguen a su destino, si se ajusta a su plan de detener las amenazas a la ‘ciberseguridad’ “, reza parte del comunicado de la EFF.

El proyecto de ley CISPA (acrónimo de Cyber Intelligence Sharing and Protection Act) fue ingresado a fines del año pasado por el representante republicano Michael Rogers como una herramienta que le daría al gobierno de estadounidense opciones adicionales y los recursos para garantizar la seguridad de las redes contra los ataques y hacer cumplir los derechos de autor y patentes.

Dicha propuesta cuenta con el aval de importantes firmas relacionadas con la industria de la defensa, las comunicaciones, la informática y la Web, como son Boeing, IBM, Microsoft, AT & T, Facebook, Verizon, Oracle, Symantec, US Telecom, e Intel, entre otras.

¿Arma contra las amenazas informáticas, o instrumento contra las libertades civiles?

Básicamente, el proyecto CISPA pretende incorporar  a la Ley de Seguridad Nacional de 1947 disposiciones relacionadas con la ciberdelincuencia que por razones obvia no figuraban en esa normativa, tipificando las amenazas cibernéticas como “una vulneración de, o la amenaza a, un sistema o red de una entidad gubernamental o privada, incluida la información relativa a la protección de un sistema o red de cualquiera, en un intento por degradar, interrumpir, o destruir dicho sistema o red”, o “el robo o la apropiación indebida de la información privada o de gobierno, propiedad intelectual, o información de identificación personal”.

También establece que, a “fines de la ciberseguridad”, las compañías prestadoras de este servicio podrán usar sus sistemas para identificar y obtener información sobre amenazas cibernéticas para proteger los derechos y propiedades de las entidades a la que brindan dicho servicio de seguridad, permitiéndoles compartir dicha información con otras compañías designadas por el gobierno estadounidense.

El proyecto inicial de la ley, a los ojos de sus críticos, no es muy específico a la hora de definir la frase “fines de ciberseguridad”, lo que dejaría la puerta abierta para que se censure cualquier expresión que una compañía crea que “degrada la red”.

Asimismo, se acusa que la amplitud de lenguaje empleada en el proyecto CISPA daría a las empresas y al gobierno de EE.UU. nuevos poderes  para controlar y censurar las comunicaciones de sitios web de denuncia, como la famosa WikiLeaks.

Los cuestionamientos al proyecto de ley motivaron que se introduzcan algunas enmiendas, principalmente destinadas definir más limitadamente el concepto de amenaza cibernética, además de precisar que el término “robo de propiedad intelectual” hace referencia al robo de investigación y desarrollo.

Las enmiendas también plantean la imposición de sanciones para los casos en que el gobierno estadounidense o las empresas involucradas en CISPA utilicen la información colectada con fines ajenos a combatir las amenazas informáticas.

El proyecto de ley CISPA y sus enmiendas pueden leerse (en inglés) en este enlace.




Ruben

Rubén es editor del sitio desde el año 2010. Colabora regularmente escribiendo noticias sobre tecnología, software, negocios, gadgets y ciencia. Sus intereses son Tecnología y Relaciones internacionales, tópico con el que también colabora en otros medios de publicación web.

1 Response

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *