Google duro de domar en Europa


Cuatro meses después de la acusación formal por parte de la UE a Google, señalando que el buscador incurre en “abuso de la posición dominante”, Google lanza su primer defensa. La empresa norteamericana, gigante de internet si los hay, contestó al tribunal que dichas acusaciones son “incorrectas” e “infundadas”.

No será corta la suma que tendría que desembolsar este gigante en caso de perder el caso, de modo que no sorprende que el conflicto se extienda meses, años seguramente, con tal de librarse del asunto. Por su parte, los cargos fueron resultados de una ardua investigación, también de varios años, donde, entre otras cosas, se llegó a la conclusión de que el buscador posiciona los resultados a su favor, obteniendo ventajas para, entre otros, Google Shopping.

google y la ue

La campana de Google

El comunicado de Google se dio a conocer estos días, cercana la fecha en que la oportunidad de una respuesta formal se hallaba próxima a vencer. La respuesta fue acompañada de un extenso documento, aún inaccesible a los medios públicos, donde el gigante reunió pruebas a favor de su inocencia.

El argumento central de la defensa se basa en la máxima “la mejora de la calidad no es anticompetitiva”. Según este postulado, el análisis del tráfico realizado por la compañía del banquillo, tiendas virtuales como eBay o Amazon reciben muchas más visitas que Google Shopping.

Dentro del análisis, se declara haber ofrecido “más de 20.000 millones de clics gratuitos a los compradores”, lo cual significó un aumento del 227% del tráfico gratuito. En definitiva, pareciera que Google ha rebatido en su propio informe todas las acusaciones recibidas, en tanto su accionar no habría dañado a la competencia.

La Estatua de la Libertad fue blandida por el gigante a las puertas de la Comisión Europea encargada de analizar y llevar el caso. Es que Google apeló a los derechos económicos de las empresas para refutar a la exigencia europea de que se muestre, en la tienda virtual, las “sugerencias de otros rivales”.

Cómo continuará

Lento será el proceso de análisis del documento de Google. La UE no tiene apuro y avisó que la lectura profunda y la respuesta sobre la decisión a tomar llevarán alrededor de un año y medio.
Claro, esa decisión será apelable -de seguro lo será- de modo que hay que hacerse la idea de que esta diatriba llevará sus buenos cinco, diez años.

Y no es para menos, Google debería aportar, en caso de perder la batalla, un 10% de sus beneficios a Europa, lo cual equivale a aproximadamente 6.000 millones de euros. Vicisitudes de ser un gigante, seguramente. No sólo tiene conflictos, la norteamericana empresa, con su Shopping; también hay conflictos de similar índole entre la UE y Android.




Rocio Eraso

Rocío es profesional independiente especialista en Comunicación Social. Colabora en diversos medios online desde hace más de cuatro años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *