Compañía de Google desactivará los hubs domóticos Revolv a partir del 15 de mayo


Las personas que administran los diferentes dispositivos inteligentes del hogar a través de los concentradores Revolv dejarán de contar con esta plataforma y su aplicación asociada a partir del próximo 15 de mayo, debido a que la compañía desarrolladora, que fue adquirida por Google hace dos años, decidió cerrar totalmente el servicio.

La noticia, que fue dada a conocer en el sitio de Revolv a través de una carta de Tim Enwall y Mike Soucie, fundadores de la firma, generó malestar entre los usuarios y organizaciones defensoras de derechos de los consumidores, que en algo más de un mes se quedarán con un aparato completamente inútil y sin posibilidad de recurrir a la garantía del fabricante.

RevolvHome

Esta situación también puede convertirse en un nuevo e inesperado obstáculo en el desarrollo de la Internet de las Cosas (IoT), debido a que podría desalentar la compra de productos y programas relacionados a la dómotica, una de las áreas motoras de la interconexión digital de objetos cotidianos a través de la nube.

La decisión de Nest, la marca domótica de Google y actual propietaria de Revolv, plantea serios interrogantes sobre la propiedad en la era digital, ya que el comprador de un dispositivo puede sufrir la desactivación del mismo por una decisión arbitraria del fabricante y no por haber quedado obsoleto o porque haya sufrido daños físicos.

Según explica el comunicado, desde el 15 de mayo de 2016, el servicio de Revolv ya no estará disponible, lo que significa que el concentrador dejará de funcionar al no poder abrir la aplicación correspondiente. Asimismo, aclara que los dispositivos ya no se encuentran cubiertos por la garantía del fabricante contra defectos de materiales o manipulación, debido a que la misma “ha expirado para todos los productos Revolv“.

Cuestionamiento a la desactivación de Revolv

Una de las voces que se alzaron contra la medida fue la de Jim Killock, director ejecutivo del Open Rights Group, quien señaló que el cierre del servicio de Revolv era “una manera bastante mediocre tratar a los clientes”.

“Esto plantea importantes preguntas sobre la transparencia de los productos de paquetes de servicios con hardware, que es una disposición cada vez más común. Si el hardware puede dejar de ser funcional a partir de una determinada fecha, esto tiene que estar claro en el momento de la compra. Basarse en una provisión de garantía para desactivar un producto parece ser un enfoque poco claro y bastante deshonesto”, destacó Killok al ser consultado por Business Insider.




Ruben

Rubén es editor del sitio desde el año 2010. Colabora regularmente escribiendo noticias sobre tecnología, software, negocios, gadgets y ciencia. Sus intereses son Tecnología y Relaciones internacionales, tópico con el que también colabora en otros medios de publicación web.

Puede interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *