PocketQube comercializa un kit de hardware para la construcción de un satélite propio y de bajo costo


PocketQube, una startup basada en Glasgow (Escocia), produce y comercializa el hardware necesario para que instituciones educativas e investigadores independientes puedan fabricar, lanzar al espacio y operar sus propios satélites de bajo costo.

Estos kits están conformados por los componentes básicos y la electrónica que pueden encontrarse en cualquier satélite, sólo que están contenidos en pequeñas estructuras cúbicas de 5 centímetros y representan una solución tecnológica de bajo riesgo y costo, además de ofrecer la posibilidad de utilizar vehículos no tradicionales para su lanzamiento.

nano satelite1

El equipamiento básico de un PocketQube incluye una placa de desarrollo LabSat a la que se conecta un ordenador de a bordo que utiliza un microcontrolador msp430 de bajo consumo de energía, diseñado para ser el centro de control principal del satélite. Este dispositivo cuenta con distintos sensores para el diagnóstico de navegación y la experimentación, incluyendo aquellos sistemas capaces de colectar datos relacionados con la temperatura, velocidad, campos magnéticos, altura, etc.

Esta pequeña computadora también está equipada con una memoria Flash NOR reprogramable para el almacenamiento de los parámetros críticos para la operación del sistemas, además de una ranura de expansión para tarjetas para expandir dicha capacidad.

Para poder transmitir la información recolectada durante su órbita, un PocketQube puede incorporar un transceptor MiniSatCom de Radiobro de 420-450MHz o 902-928MHz, especialmente diseñado y fabricado para su uso en esta clase de nanosatélites.

Todo este equipamiento, además de otro hardware opcional, se encuentra resguardado por una estructura esquelética de aluminio de grado espacial, que tiene una densidad de tan solo 2,8 gramos por cm3, lo que la hace resistente para soportar las condiciones de almacenamiento, transporte y permanencia en el espacio, pero que al mismo tiempo facilita su desintegración completa al reingresar a la atmósfera terrestre, reduciendo el peligro de accidentes y la acumulación de basura espacial.

Lo revolucionario de este tipo de kits para montar satélites de bajo costo es, precisamente, su precio accesible, que parte de los 3.500 dólares para el modelo Lite (sin transceptor), y alcanza los 6.300 dólares con el más potente kit 3p Regular, y pueden ser equipados con paneles solares fabricados en sustrato de poliamida de bajo espesor de PCB, de muy bajo peso y que ofrece una eficiencia mayor que otros sistemas de energía.

PocketQube: Facilidad de transporte

Se calcula que, de este modo, un satélite PocketQube listo para operar rondaría los 35.000 dólares incluido el coste del vuelo, lo que marca una gran diferencia si se compara con el precio de otros modelos más grandes y pesados como el CubeSat (10 cm3 por 1 kg), que ronda los 200.000 dólares puesto en órbita.

El lanzamiento del pequeño satélite podría hacerse a través del método convencional de cohetes, teniendo en cuenta que, por su tamaño y peso, pueden ser portados en gran número como carga secundaria, lo que ayuda a abaratar considerablemente su transporte.

nanosatelite2

En la actualidad, hay cuatro PocketQube orbitando la tierra: T-LogoQube, QubeScout-S1, $50Sat, y WREN. El T-LogoQube fue construido por estudiantes para medir el campo magnético de la Tierra, y el QubeScout S-1 está probando nuevos sensores solares. Por su parte, el $50Sat fue construido como el satélite más barato del mundo, y el WREN está equipado con una cámara y pequeños propulsores de plasma pulsado (PPTs).




Ruben

Rubén es editor del sitio desde el año 2010. Colabora regularmente escribiendo noticias sobre tecnología, software, negocios, gadgets y ciencia. Sus intereses son Tecnología y Relaciones internacionales, tópico con el que también colabora en otros medios de publicación web.

Puede interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *