Reconstruyen la mandíbula inferior de una mujer con una impresora 3D


Una compañía belga especializada en la fabricación de piezas de metal por capas recurrió a la tecnología de las impresoras 3D para reconstruir la mandíbula inferior de una persona, en un proceso que sólo duró dos horas después de su diseño.

Si bien la operación de implante de la nueva mandíbula se realizó el año pasado, recién hace unos días las partes incluidas, entre las que se cuenta la firma LayerWise, hicieron público el hecho, destacando que, con este producto, se logró restaurar la estética facial del paciente y le permitió recuperar el habla “en cuestión de horas”.

Pero el aporte de esta empresa belga sólo es una porción de un trabajo en equipo que también involucró al Instituto de Investigaciones Biomédicas en la Universidad de Hasselt en Bélgica, cuyos especialistas estudiaron el caso de una mujer de 83 años que padecía una infección crónica del hueso que obligaba a la extirpación total del hueso maxilar inferior.

Los médicos se hallaron ante el dilema que planteaba la avanzada edad de la mujer, que hacía riesgosa la habitual operación de reconstrucción facial microquirúrgica, dado que demandaba más tiempo de intervención y rehabilitación, necesaria para recuperar los movimientos de tragar y masticar, además de mantener despejadas las vías respiratorias.

Por ese motivo, se decidió diseñar una mandíbula “a la medida” de la paciente, que permitiera su implante en el menor tiempo posible y que demande un período de rehabilitación menor.

De esta forma, se llegó al diseño digital en 3D de una pieza compleja, que incorporaba articulaciones y cavidades para facilitar la inserción de músculos, y ranuras para dirigir la regeneración de los nervios y las venas.

El dibujo tridimensional generado por ordenador fue enviado a LayerWise, cuyos expertos se encargaron de descomponer el diseño en capas 2D e introducir dichas secciones transversales  en una impresora 3D.

La máquina se encargó entonces de fundir sucesivas capas finas de polvo de titanio con un haz láser, uniéndolas entre sí para construir el implante.

“Esto se repitió con cada sección transversal fundida a la capa anterior. Le tomó 33 capas para construir 1 mm de altura, así que se pueden imaginar que había muchos miles de capas necesarias para construir este hueso de la mandíbula”, explicó Rubén Wauthle, ingeniero de aplicaciones médicas de LayerWise.

Aproximadamente dos horas después de iniciado el trabajo, ya se había logrado una pieza de titanio con un peso de 107 gramos, una cifra ligeramente superior a la del maxilar afectado que no llega a causar molestias en la paciente.

Esto representa un gran avance, si se toma en cuenta que con otros métodos tradicionales se deberían haber invertido hasta dos días para obtener un implante similar.

Para facilitar la integración de la pieza, la empresa Cam Biocerámicas BV en Leiden (Holanda) previó un innovador recubrimiento artificial. El implante también se proporcionó con aberturas para que, en una posterior etapa, puedan atornillarse las raíces de los dientes artificiales.

Sólo cuatro horas de cirugía

La intervención quirúrgica se realizó en junio de 2011 y demandó sólo cuatro horas, lo que equivale a la quinta parte del tiempo que se invierte en una operación convencional.

Según señala un comunicado de la Universidad de Hasselt, la paciente no sólo obtuvo la restauración de su rostro, sino que el día después de la operación ya podía hablar casi con normalidad y había recuperado la función de deglución.

Este avance médico tecnológico es considerado por sus autores como de suma importancia, ya que se prevé que esta nueva aplicación de la tecnología de las impresoras 3D no sólo permitirá la reconstrucción de piezas que por otras técnicas resultaría imposible, sino que también disminuirá los tiempos de cirugía, ya que los implantes se ajustarán perfectamente a los pacientes, reduciendo además los períodos de internación.

 




Ruben

Rubén es editor del sitio desde el año 2010. Colabora regularmente escribiendo noticias sobre tecnología, software, negocios, gadgets y ciencia. Sus intereses son Tecnología y Relaciones internacionales, tópico con el que también colabora en otros medios de publicación web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *