Policía de Michigan recurre a la impresión 3D de los dedos de una víctima para desbloquear su smartphone


Investigadores de la Policía de Michigan recurrieron a los servicios de la impresión 3D para producir una réplica de los dedos de la mano de un hombre asesinado con la finalidad de desbloquear su teléfono inteligente y buscar indicios que los guíen al o los autores del crimen.

Para ello, decidieron solicitar la colaboración del profesor Anil Jain, del Grupo de Investigaciones Biométricas de la Michigan State University, quien con el aporte del estudiante de doctorado Sunpreet Arora logró reproducir una versión tridimensional de los diez dedos de la víctima.

replica 3d

Cabe destacar que Arora, junto a otros tres académicos, ha trabajado en un proyecto de creación de objetos 3D a partir de capturas realizadas por lectores de huella digital óptica comerciales (foto).

De acuerdo con la información divulgada por Fusion, la policía entregó a los científicos un escaneo de las huellas dactilares del fallecido tomadas en vida para su prontuario, y a partir de ese material el laboratorio de la universidad fue capaz de crear las réplicas impresas 3D que próximamente serán utilizadas para desbloquear el smartphone de esa persona.

El trabajo actual del equipo está centrado en recubrir los dedos impresos en 3D con una fina capa de partículas metálicas para ayuar a que el escáner de huellas digitales del teléfono pueda leerlos sin dificultad. Esto se debe a que el material plástico utilizado para la impresión no tiene la misma conductividad de la piel, lo que impide que se cierren los pequeños circuitos eléctricos que generan los dedos reales y que hacen que los lectores capacitivos reconozcan la huella dactilar.

Implicancias del uso de la impresión 3D para el trabajo policial

El avance logrado por el profesor Jain y su gente en la impresión 3D de los dedos en base a una muestra de huellas dactilares facilitaría la labor de los agentes del orden, quienes estarían en condiciones de acceder al contenido del teléfono sin necesidad de recurrir al concurso del fabricante del dispositivo, una cuestión que en ocasiones anteriores ya había generado conflictos entre las compañías tecnológicas y las autoridades.

Ese fue el caso de Apple, que a principios de 2016 se negó a colaborar con el FBI para  desbloquear el iPhone del difunto autor del tiroteo de San Bernardino, cuyos contenidos estaban protegidos criptográficamente.

En dicho caso, la compañía dirigida por Tim Cook se opuso a la orden judicial que la obligaba a facilitar el trabajo policial alegando que la medida representaba “un paso sin precedentes que amenaza la seguridad de nuestros clientes”.

Finalmente, el 28 de marzo de este año, el FBI informó que había logrado desbloquear el iPhone con la ayuda de un tercero, y el Departamento de Justicia terminó retirando el caso contra Apple.




Ruben

Rubén es editor del sitio desde el año 2010. Colabora regularmente escribiendo noticias sobre tecnología, software, negocios, gadgets y ciencia. Sus intereses son Tecnología y Relaciones internacionales, tópico con el que también colabora en otros medios de publicación web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *