Paneles solares: crece el autoabastecimiento eléctrico mediante fuentes de energía renovable


El aprovechamiento del sol como fuente de energía renovable mediante paneles solares comienza de a poco a ser una primera opción para muchas personas. Mediante estos paneles, es posible autoabastecerse de electricidad sin recurrir a un sistema masivo que daña el medioambiente.

En un principio, se experimentaba con estos sistemas en viviendas alejadas de las fuentes de electricidad tradicionales. Sin embargo, hoy por hoy los métodos para captar energía renovable se perfeccionan y son capaces de suministrar un gran porcentaje de la energía que consume una vivienda. Los paneles solares se destacan en sus tres grandes grupos por ser ventajosos y relativamente fáciles de instalar.

paneles solares

Tres tipos de paneles solares que funcionan en la actualidad

Los paneles pueden estar compuestos de silicio cristalino, siendo la mayor parte de los existentes en el mercado de este material. No obstante, este material, empleado por el 90% de las personas que usan paneles solares, no alcanza a superar el 25% del consumo habitual de energía eléctrica.

Con un rendimiento de un promedio del 20%, se encuentran los paneles de “película fina”. Las ventajas de este material es su delgadez y su menor costo, a la vez que el facilitar una mejor absorción de luz con respecto al silicio. No obstante, se espera mejorar en ellos el nivel de suministro eléctrico obtenido.

Por último, se encuentran los que se fabrican con silicio negro, que son considerados los más ventajosos por muchos expertos precisamente por el color que los define. Si bien el rendimiento no ha superado el 22%, son capaces de dar una fuente extra de calor debido a ser negros.

Presente, pasado y futuro del uso de energías renovables

Los paneles resultan la opción más práctica en tanto mediante una inversión moderada se logra un ahorro de energía eléctrica a mediano y largo plazo realmente considerable. Sin embargo, no son el único modo de extraer energía de la luz solar. Existen sistemas concentradores que, si bien más costosos, llegan a lograr un rendimiento de casi el 50%.

En cualquier caso, los métodos que emplean tecnología de células solares avanzan y se mejoran continuamente, logrando nuevas cifras y nuevos récords mes a mes. La esperanza, por supuesto, es lograr reemplazar definitivamente el sistema tradicional de obtención de energía. Esperanzas no tan utópicas si se tiene en cuenta que en 2012 un 19% del consumo total procedía de fuentes no renovables, en tanto que para el 2018 se espera, mediante las mejoras en eficiencia, que se triplique el porcentaje.




Rocio Eraso

Rocío es profesional independiente especialista en Comunicación Social. Colabora en diversos medios online desde hace más de cuatro años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *