Nuevos materiales permiten capturar el dióxido de carbono y aprovecharlo para la producción de combustibles y fármacos


Un equipo de científicos de la costa oeste de los EE.UU. han desarrollado un método que utiliza nuevas estructuras moleculares para capturar el dióxido de carbono y convertirlo en un importante insumo para la producción de distintos materiales industriales, lo que representa un importante avance en la lucha por limitar la cantidad de emisiones de ese gas que se liberan a la atmósfera.

Si bien ya existen tecnologías que permiten filtrar el dióxido de carbono proveniente de distintas actividades productivas, las mismas presentaban el inconveniente de generar un mayor gasto y no solucionar la cuestión sobre la disposición final de ese gas una vez separado.

cof1

Teniendo en cuenta ese problema, científicos del Departamento de Energía (DOE) del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley y la Universidad de California de Berkeley desarrollaron un sistema de estructuras moleculares muy porosas, conocidas como marcos orgánicos covalentes (COF), a los que se les incorporaron moléculas de catalizadores de reducción de dióxido de carbono.

Estos materiales combinados no sólo absorben las emisiones, sino que además reducen el dióxido de carbono a monóxido de carbono, que sirve como un bloque de construcción primaria o componente básico para una amplia gama de productos químicos, incluidos combustibles, productos farmacéuticos y plásticos.

Los COF fueron desarrollados durante la primera década de este siglo por Omar Yaghi, ahora profesor de química de la Universidad de Berkeley. Consisten en cristales complejos y muy porosos que ofrecen la posibilidad de ser utilizados en el almacenamiento de gas, la fotónica y varios procesos químicos. Estos materiales son especialmente valiosos para la captura de carbono porque funcionan en presencia del agua, lo que representa una gran ventaja respecto de otros métodos conocidos que utilizan disolventes orgánicos tóxicos.

Hasta ahora, el trabajo de captación del dióxido de carbono que emiten chimeneas u otros sistemas de evacuación de gases residuales de las plantas de energía se basa en técnicas sobre postcombustión (que generalmente usan disolventes derivados de aminas), precombustión (como la gasificación del carbón antes de quemarlo), y oxicombustión (que quema el carbón en oxígeno puro en lugar de aire); pero todos ellos han demostrado ser caros y sus resultados insuficientes.

Captura del dióxido de carbono presente en la atmósfera

El método desarrollado por los científicos de Berkeley, además de ofrecer una solución más eficiente al problema de las emisiones generadas por los combustibles industriales, también puede ayudar a eliminar los niveles excesivos de dióxido de carbono presentes en la atmósfera.

Sin embargo, es necesario aclarar que esta nueva técnica se encuentra aún en etapa inicial de investigación, por lo que aún falta seguir un proceso de desarrollo y perfeccionamiento hasta contar con una tecnología definitiva que pueda aplicarse al mundo de la industria y que sirva de gran ayuda a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.




Ruben

Rubén es editor del sitio desde el año 2010. Colabora regularmente escribiendo noticias sobre tecnología, software, negocios, gadgets y ciencia. Sus intereses son Tecnología y Relaciones internacionales, tópico con el que también colabora en otros medios de publicación web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *