Médicos crean un pequeño chip para realizar análisis de sangre de bajo costo


La compañía sin fines de lucro Diagnostics for All (DFA) y la Universidad de Harvard han desarrollado un dispositivo de análisis de daño hepático cuyo costo sería de centavos y que podría beneficiar a los sistemas estatales de salud y a los habitantes de los países en vías de desarrollo.

Básicamente, este nuevo dispositivo consiste en un chip de papel del tamaño de una estampilla que utiliza canales estampados y pozos para permitir el filtrado de plasma y reacciones múltiples. El papel absorbe líquidos de una pequeña muestra de sangre que se vierte sobre el mismo y utiliza la acción capilar para transmitirlos a los pocillos de ensayo impresos. 

Estos pozos contienen sustancias químicas que cambian de color al reaccionar ante la presencia de ciertos indicadores en dicha muestra, lo que permitirá obtener los resultados del análisis en tan sólo quince minutos.

Según Nira Pollock, coautora del proyecto y médica de la Escuela de Medicina de Harvard, un dispositivo de estas características generaría importantes efectos en todo el mundo, particularmente en países en desarrollo, donde los análisis de sangre pueden tener precios prohibitivos y los resultados a veces pueden demorar semanas.

Efectivamente, el chip desarrollado por DFA y Harvard buscará proporcionar un beneficio a pacientes de los países pobres, donde el daño hepático es generalizado como un efecto secundario de los fármacos administrados a los pacientes con VIH y tuberculosis, y donde no siempre existen los recursos necesarios para realizar los tests convencionales con tubos de ensayo, equipos de laboratorio, electricidad y sistemas de refrigeración.

Beneficios para todos

Los países desarrollados también podrían aprovechar las ventajas de contar con esta tecnología de análisis, ya que la misma podría ser utilizada como una prueba Triage para descartar de forma rápida y barata la necesidad de pruebas laboratorio más complejas y caras, generando de esta forma un notable ahorro en recursos médicos y clínicos.

El próximo paso de esta investigación será la realización de las primeras pruebas de punción digital a 600 pacientes del Hospital de Enfermedades Tropicales de la ciudad de Ho Chi Minh, Vietnam, que trabaja en conjunto con la Iniciativa SIDA de la Escuela de Medicina de Harvard.

La compañía DFA también se encuentra trabajando en otros sistemas de diagnóstico basados en papel, entre los que se cuentan un detector de antígenos para enfermedades como la malaria y el dengue, un test para la pre-eclampsia en mujeres embarazadas, e incluso pruebas que los agricultores podrían utilizar para detectar las toxinas transmitidas por los alimentos. En todos los casos, los resultados pueden ser interpretados por un médico o una aplicación de teléfono inteligente.

 




Ruben

Rubén es editor del sitio desde el año 2010. Colabora regularmente escribiendo noticias sobre tecnología, software, negocios, gadgets y ciencia. Sus intereses son Tecnología y Relaciones internacionales, tópico con el que también colabora en otros medios de publicación web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *