Llamarada solar afecta las comunicaciones de radio en Asia y Oceanía


Los efectos iniciales de una poderosa llamarada solar se hicieron sentir hoy en Australia, China e India, cuando las comunicaciones por radio en dichas zonas quedaron interrumpidas por la ionización en la atmósfera terrestre. Se espera, sin embargo, que la Eyección de Masa Coronal (EMC) provocada por dicho fenómeno llegue dentro de unos días con un efecto muy débil sobre la magnetosfera de la Tierra.

Según informó la agencia aeroespacial estaodunidense- mejor conocida como NASA, entre los días 2 y 4 de marzo se produjeron tres erupciones o llamaradas solares, siendo la última la más importante, ya que alcanzó el máximo de la escala de clasificación, conocido como Clase X.

A pocos minutos de producirse semejante explosión, se registró un apagón en las comunicaciones de radio en regiones de Oceanía y Asia, más específicamente en Australia, China e India, debido a que se fueron las zonas más expuestas al sol en el momento en que se produjo la llamarada, recibiendo   en cuestión de minutos los efectos de la radiación electromagnética generada.

De acuerdo con lo informado por la NASA, esta llamarada solar se produjo en una nueva región activa del sol, identificada como la región o mancha 1429, y forma parte de la intensa actividad impulsada por el campo magnético del astro rey, sumada a un enorme caudal de energía acumulada.

Video: Las últimas erupciones solares detectadas por la NASA

¿Qué son las llamaradas solares?

En el caso específico de las llamaradas solares,  las mismas se tratan de intensos estallidos de radiación procedente de la liberación de energía asociada a las manchas solares, que son enormes campos magnéticos que se encuentran en constante cambio. 

Las llamaradas solares se clasifican como A, B, C, M o X, en base el pico de flujo de rayos X (medido en vatios por metro cuadrado W/m2) en las inmediaciones de la Tierra. Las erupciones de las clase M y X están asociadas a menudo con varios efectos en el entorno espacial cercano a la Tierra, que pueden ir desde cortes en las comunicaciones hasta la alteración en las órbitas de los satélites artificiales.

En el caso específico de la llamarada que provocó un apagón radial del lunes, la misma fue clasificada como del nivel X1.1, una categoría importante, pero no tanto como las producidas en 1989 y 2001 (tipo X2) o de la generada en 2003, que alcanzó inicialmente el nivel X2.8, aunque posteriormente se llegó a considerar que, debido a que los sistemas de medición de la nave que vigila la actividad solar se saturaron por la intensidad de la llamarada, la misma podría haber superado con facilidad los valores correspondientes a la clasificación X4.0, convirtiéndose en la erupción de rayos X más  potente jamás registrada por medios modernos.

Sin embargo, se sabe que en el año 1859 se produjo la más poderosa llamarada solar en los últimos 500 años, que provocó que el campo magnético terrestre se deformara completamente y permitiera la entrada de partículas solares hasta la alta atmósfera, donde provocaron extensas auroras boreales (que llegaron a verse en la zona del Caribe) e interrupciones en las redes de telégrafo.

Representación de una tormenta geomagnética

Otras consecuencias indeseadas de las llamaradas solares son las denominadas Eyecciones de Masa Coronal (EMC), que pueden contener miles de  millones de toneladas de plasma que son proyectadas a varios millones de kilómetros por hora después de la erupción solar. Estos flujos de energía se mueven a través del medio interplanetario, impactando planetas o satélites que pudieran hallarse en su camino.  

En el caso específico de la última llamarada solar registrada,  se prevé que la tormenta geomagnética asociada a su EMC incidirá sobre la tierra entre el miércoles o jueves de esta semana con una intensidad de menor a moderada, debido al hecho de que la región activa de donde proviene está todavía a un costado del sol, tal como puede verse en la siguiente imagen:

Esta imagen del sistema de Cámara Heliosísmica y Magnética (HMI) del Observatorio de Dinámica Solar (SDO) muestra la región 1429 en la esquina superior izquierda. Crédito: NASA / SDO / HMI




Ruben

Rubén es editor del sitio desde el año 2010. Colabora regularmente escribiendo noticias sobre tecnología, software, negocios, gadgets y ciencia. Sus intereses son Tecnología y Relaciones internacionales, tópico con el que también colabora en otros medios de publicación web.

1 Response

  1. lissett dice:

    Increíble!!!!
    creí por un momento que se exageraba un poco con este tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *