La NASA y FlexSys prueban con éxito el ala que cambia de forma en pleno vuelo


Investigadores de la NASA, trabajando en conjunto con el Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea (AFRL) y la compañía privada FlexSys, anunciaron la finalización exitosa de los vuelos de prueba iniciales de una nueva tecnología de ala transformable que ayudará a reducir el peso de las aeronaves, generar un millonario ahorro en gastos de combustible, y disminuir el ruido de los aviones durante las operaciones de despegue y aterrizaje.

Los tests se llevaron adelante durante los últimos seis meses en el Centro de Investigación en Vuelo Armstrong de la NASA en Edwards, California, e incluyeron 22 vuelos en los que se pudo observar el comportamiento de las superficies de control fabricadas en el marco del programa Borde de Salida Flexible Adaptable (ACTE, sus siglas en inglés) que, según sus creadores, demostraron ser una mejora significativa respecto de los controles alares actuales.

640px-ACTE_taxi_testing_2014-10-31

Dicho programa está basado en el uso de  la tecnología FlexFoil de FlexSys, que aprovecha la elasticidad natural de los materiales de aviación (incluyendo aluminio, titanio y materiales compuestos) para “deformar” de manera controlada el ángulo de inclinación de un ala durante el vuelo sin tener que recurrir a los mecanismos de control convencionales, y sin que la flexión y el movimiento creados comprometan la resistencia de esos materiales.

En la actualidad, la mayoría de los aviones necesitan desplegar sistemas hipersustentadores (flaps)  para aumentar la cuerda aerodinámica y la curvatura del perfil alar, modificando la geometría del perfil para que la velocidad de entrada en pérdida durante fases concretas del vuelo, como el aterrizaje o el despegue, se reduzca de modo significativo.

Los flaps son planos móviles que se colocan en la parte interior trasera de las alas mediante la introducción de engorrosos mecanismos que terminan aumentando el peso de las mismas. Asimismo, su configuración deja una división entre ala y flap que ayuda a generar más fricción, lo que se traduce en mayor ruido del fuselaje y más consumo de combustible.

Con la nueva tecnología, ala y sustentadores quedan integrados en una sola pieza flexible pero de alta resistencia que puede cambiar su curvatura según lo demanden las condiciones del vuelo, ayudando a superar los problemas antes mencionados.

De acuerdo con FlexSys, esta innovación permitiría ahorrar hasta un 5% del consumo de combustible si se la utiliza en aeronaves ya existentes, y hasta un 12% cuando se incorpora al proceso de fabricación de un avión nuevo. Asimismo, contribuiría a reducir hasta un 40% el ruido que se genera durante el despegue y aterrizaje.

Vuelos de prueba con ala transformable: Resultados prometedores

Los tres participantes del programa coincidieron en destacar que durante las pruebas de vuelo se lograron “todos los objetivos sin encontrar problemas técnicos importantes”, por lo que se considera que la tecnología ya se encuentra lo suficientemente madura como para comenzar a aplicarla en la aviación militar y comercial.

flex1

En ese sentido, la NASA señaló que los resultados de las pruebas se incluirán en los estudios de diseño comercial que se realizan en su Centro de Investigación de Langley, para la creación y desarrollo de un futuro avión de transporte de gran tamaño.




Ruben

Rubén es editor del sitio desde el año 2010. Colabora regularmente escribiendo noticias sobre tecnología, software, negocios, gadgets y ciencia. Sus intereses son Tecnología y Relaciones internacionales, tópico con el que también colabora en otros medios de publicación web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *