La multinacional IBM, iniciando el camino hacia la computadora cuántica


Es sabido ya que, si bien demandará un tiempo considerable (estamos hablando de décadas), aquella firma que logre terminar de planificar y desarrollar una computadora cuántica, anotará su nombre en los manuales de Historia de la Informática.

IBM-logo

Inicio y surgimiento de la idea

Hace treinta años, en plena década de los ’80 del siglo pasado, fue cuando comenzó a surgir y hacerse fuerte la idea y la posibilidad de hacer cálculos de orden cuántico. No mucho más tarde, en los ’90, esta idea comenzó a desarrollarse en el papel y en el orden práctico, por lo que treinta años más tarde de surgir originalmente la idea no es de extrañar que las grandes empresas de la actualidad estén trabajando arduamente en pos de lograr la primera computadora cuántica de la Historia.

Perspectivas, objetivos y funcionamiento

En cuanto a objetivos no variará la perspectiva respecto de las computadoras que hoy conocemos, la diferencia estribará básicamente en que su fundamento no estará enraizado en procesamiento de ceros y unos, sino, por el contrario, en las leyes de la física cuántica.

Esfuerzo necesario, desafíos y sus beneficios

Para que esto pueda llegar a concretarse es necesario un doble esfuerzo monumental de inversión tanto de dinero como de tiempo; aún cuando los primeros frutos de este esfuerzo recién llegarán dentro de tres décadas, es claro que no pueden hoy vislumbrarse a ciencia cierta los enormes beneficios que esto conllevará cuando se concrete.

Es tan enorme el desafío, que entre estos mismos beneficios no se está incluyendo sólo el rédito económico (el cual sobra decir que será tan monumental o más que el trabajo previo) para la firma que lo consiga, sino que principalmente se trata de un impresionante cambio (para bien, con mucho) de orden práctico en el funcionamiento mismo de las computadoras.

En este sentido, como para poder tener una perspectiva adecuada de los términos prácticos, informáticos y tecnológicos de los que se habla, cabe decir que en cuanto pudiera desarrollarse y ponerse en marcha una computadora cuántica de 50 bits cuánticos (qubits), no existe ni podrá existir jamás combinación alguna de supercomputadoras que supere su rendimiento, por más poderosas que sean. Será tan grande la capacidad de procesamiento aplicada a los diversos segmentos, que se reducirán notablemente no sólo los tiempos de análisis, sino los costos mismos de inversión para realizar semejante tarea.

Aplicaciones

Si tomáramos de ejemplo dos ramas de la Ciencia, como la Física y la Química, una computadora con estas cualidades permitirá a científicos de una y otra diseñar materiales nuevos o incluso componentes para la industria farmacéutica en tiempo récord, sin necesidad de realizar experimentos o comprobaciones previas en el laboratorio.

Esto conlleva que ser el autor intelectual y material de la primera computadora de esta clase es algo de importancia trascendental que desvela a las firmas del sector, de entre las cuales sabemos que Google e IBM tienen equipos de investigación y trabajo abocados específicamente en esta tarea.

Primeros pasos

La multinacional tecnológica con sede en el Estado de Nueva York ya está logrando dar los pasos más importantes en este sentido, al resolver algunos inconvenientes y dificultades en la construcción. Han logrado en IBM detectar y medir dos clases de error de manera simultánea, cuando hasta el momento sólo se podía tratarlos de manera individual y separada. Esto es relevante dado que la corrección de errores es una de las etapas más importantes en la planificación y desarrollo de una computadora como la que estamos mencionando.

IBM se ha decidido por un circuito bit cuadrado, cuyo diseño sustituye al lineal y proporciona, de acuerdo con la misma empresa, un enorme potencial de aumento de dimensión.




Sebastian

Sebastián es editor del sitio desde el año 2011. Colabora con tópicos de seguridad, tecnología, sistemas, negocios y gadgets. Sus intereses son Tecnología y Negocios, los cuales también desarrolla en otros medios digitales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *