CHAMP, el arma de microondas que podrá desactivar los sistemas electrónicos del enemigo


Equipos de la industria aeronáutica y la Fuerza Aérea de los EE.UU. se encuentran trabajando en el desarrollo de CHAMP (Counter-electronics High-powered Microwave Advanced Missile Project), un sistema de armas que pretende destruir los sistemas de datos y electrónicos de un objetivo de manera silenciosa y sin provocar los tristemente célebres “daños colaterales”.

Ordenadores encendidos,antes del ataque del CHAMP, en un polígono en Utah.

La idea de inutilizar blancos electrónicos tomó como base el fenómeno conocido como Pulso Electromagnético (EMP) resulta de ciertos tipos de explosiones de alta energía, especialmente una explosión nuclear, o de una repentina inestabilidad de un campo magnético. Esta ráfaga de radiación produce picos de tensión y corrientes dañinas de energía capaces de dejar fuera de servicio a los dispositivos electrónicos dentro de la zona afectada.

Partiendo de ese principio, miembros de la división Phantom Works de Boeing, del Air Force Research Laboratory (AFRL) Directed Energy Directorate, y de la compañía Raytheon Ktech, se abocaron a desarrollar un arma capaz de generar dicho impulso electromagnético que pueda inutilizar los sistemas de datos y electrónicos de un objetivo sin necesidad de recurrir a una explosión nuclear y sin causar bajas entre los ocupantes de los blancos atacados.

Siguiendo estas premisas, los especialistas lograron construir un prototipo del CHAMP, un misil crucero equipado con una fuente de energía capaz de disparar un haz de microondas de alta potencia (HPM) sobre los objetivos que sobrevuela.

Dicho proyectil fue sometido por primera vez a una evaluación real el pasado 18 de octubre, cuando fue lanzado desde un bombardero B-52 sobre el polígono de Pruebas y Entrenamiento de Utah y realizó un vuelo que fue monitoreado por sus desarrolladores desde las instalaciones de la Base Hill de la USAF.

Durante su trayectoria pre-programada, el prototipo del CHAMP sobrevoló la réplica a escala real de un edificio de dos pisos, en cuyo interior se hallaban distintos ordenadores y sistemas electrónicos encendidos para evaluar la efectividad del nuevo sistema de armas.

Una vez sobre el objetivo, el misil descargó una potente ráfaga de ondas de radio de alta frecuencia que en cuestión de segundos desactivó tanto las computadoras como el resto de los dispositivos electrónicos en el lugar. Incluso las cámaras instaladas  para verificar la prueba quedaron desconectadas poco después de emitir las primeras imágenes del apagón.

El éxito de la prueba ha sido considerado por quienes trabajan en la tecnología del CHAMP como “el inicio de una nueva era en la guerra moderna”. Sin embargo, algunas voces especializadas ponen en duda los beneficios de montar un arma tan poderosa sobre un sistema no tripulado por humanos, como un misil crucero o un dron, debido a que los mismos son pasibles de sufrir fatales errores de navegación e identificación de objetivos, y son más propensos a tener accidentes que las aeronaves convencionales.




Ruben

Rubén es editor del sitio desde el año 2010. Colabora regularmente escribiendo noticias sobre tecnología, software, negocios, gadgets y ciencia. Sus intereses son Tecnología y Relaciones internacionales, tópico con el que también colabora en otros medios de publicación web.

1 Response

  1. Jony Deere dice:

    “… Sin embargo, algunas voces especializadas ponen en duda los beneficios de montar un arma tan poderosa sobre un sistema no tripulado por humanos, como un misil crucero o un dron, debido a que los mismos son pasibles de sufrir fatales errores de navegación e identificación de objetivos, y son más propensos a tener accidentes que las aeronaves convencionales…”

    Mentiras!!!! Obviamente no está puesto sobre un dron, está puesto en todos ellos!!!

    Ponen esas palabras para que creamos que no lo van a hacer, pero en realidad si esta información está a disposición nuestra actualmente,quiere decir que ellos ya la tenían hace décadas al igual que su poder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *